Bacalao al ajo arriero - La Mesa del Conde

Bacalao al ajo arriero

Portada Bacalao al ajo arriero

Como todo es mejorable, hemos querido revisar esta publicación recientemente, con el objetivo de hacer más sencilla y atractiva esta receta de bacalao al ajo arriero, una receta sencilla, rápida y sobre todo, sabrosa de comer un pescado como es el bacalao.

Esperamos que os resulte tan atractiva como lo es para nosotros, pues es una forma muy socorrida.

Origen de la receta

Este bacalao al ajo arriero es relativamente sencillo de rastrear, pues los arrieros fueron un pueblo leonés, procedente de la comarca de la maragatería que fueron famosos desde la edad media hasta la proliferación del ferrocarril por ser unos transportistas de productos por la cornisa cantábrica hacia el interior peninsular.

receta original de bacalao
Bacalao al ajo arriero original – A Tavola con il Conte

Una de esas rutas importantes era la que conectaba los puertos gallegos con Madrid; la actual autovía A6. Del norte traían bacalao conservado en salazón al interior de las mesetas. Una parte del producto lo consumían. Como estaban en continuo movimiento, la receta debía ser rápida y fácil.

¿Y qué mejor que con otros ingredientes que aguantaban el paso de tiempo bastante bien, ajo, sal y pimentón? Pues finalmente hicieron de la necesidad virtud, y hoy podemos disfrutar de esta receta buenísima.

Ingredientes para elaborar un bacalao al ajo arriero

  • Trozos de bacalao en salazón, fresco o congelado.
  • Un pellizco de sal fina.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • 2 ó 3 dientes de ajo.
  • Pimentón picante, aunque puedes mezclarlo con pimentón dulce si te gusta más.

 

Ingredientes del Bacalao al ajo arriero
Ingredientes del Bacalao al ajo arriero – La mesa del Conde

Esta receta, originalmente la versionamos de nuestros amigos de Destino Castilla y León, en su sección de recetas de la gastronomía tradicional de Castilla y León. Os recomendamos la visitéis.
 

Cómo elaborar este bacalao al ajo arriero

1.- Lo primero será tener el bacalao preparado. En el mercado lo podéis encontrar en tres formatos; fresco, como en este caso; en salazón, una forma tradición de conservación, pero que obliga a desalar con agua durante varios días; y congelado, que si es ultracongelado, tampoco se pierden sus propiedades.

2.- Si partís de un bacalao en salazón, pensad que ya está bastante salado, por lo que no vais a necesitar nada de sal, ya que por mucho que se quite, siempre conserva algo de sal.

3.- Pasamos a preparación en sí. Para ello, en una sartén amplia ponemos aceite de oliva virgen a calentar. Cuando esté caliente, pondremos a freír el bacalao. Lo pasaremos primero por la parte de la piel, pues es la que se mostrará luego y no queremos que se dañe a causa del calor; por eso lo haremos casi a baja temperatura. La idea es que Quede ligeramente confitato.

Freímos el bacalao en aceite de oliva
Freímos el bacalao en aceite de oliva – La mesa del Conde

4.- Mientas se hace el bacalao por ambos lados, vamos a laminar los dientes de ajo, reservándolos, porque los usaremos más tarde.

Laminamos los dientes de ajo - La mesa del Conde
Laminamos los dientes de ajo – La mesa del Conde

5.- Después de unos minutos, cuando el bacalao esté bien hecho, se saca y se reserva ya en el plato donde se presentará. Los lomos con la piel en la parte superior.

6.- En la misma sartén, vamos añadir más aceite de oliva si lo veis necesario y calentamos fuerte de nuevo. Así podremos dorar ligeramente las láminas de ajo que habíamos preparado anteriormente. Con el ajo dorado freímos el pimentón. Lo ideal es un pimentón de la Vera, aunque en esta ocasión no lo teníamos. Hemos usado una mezcla de picante y dulce. Las proporciones son las que más o gusten, según lo picante que lo queráis.

Reservamos el bacalao y freímos los ajos y el pimentón
Reservamos el bacalao y freímos los ajos y el pimentón – La mesa del Conde

7.- Freímos ligeramente el pimentón. Ojo, no os debéis pasar, es mejor quedarse a medias, porque cuando se quema el pimentón se vuelve extremadamente amargo y estropea el plato.

Cuando están bien dorados los ajos añadimos el pimentón
Cuando están bien dorados los ajos añadimos el pimentón – La mesa del Conde

Tan solo queda decorar con esta salsa de aceite, ajo y pimentón los lomos de bacalao. Así de sencillo. Si queréis, podéis dar un toque de color con alguna especia verde, como perejil o cilantro, además le aporta algo de frescor, pero es opcional.

Propuesta de armonía

Este bacalao al ajo arriero lo hemos hecho en infinidad de ocasiones, por lo que os hemos comentado, es fácil, rápido y económico; y siempre sale bien. Por tanto lo hemos armonizado con vinos blancos, rosados y tintos jóvenes; y casi siempre el resultado ha sido perfecto. El picante y ligeramente salado permite combinaciones muy amplias. Aunque hay quien le gusta con una cerveza, a nosotros no nos convence. Quizás, con una cerveza de poco cuerpo o una sidra, es probable que haya un juego bueno, no lo hemos probado aún.

Armonía de bacalao al ajo arriero con godello Palacio de Canedo - La mesa del Conde
Armonía de bacalao al ajo arriero con godello Palacio de Canedo – La mesa del Conde

En la versión previa, habíamos maridado este bacalao con un verdejo elaborado por Bodegas Protos, en la DO. Rueda. Pero en esta última, nuestra propuesta, aunque es nuevamente un vino blanco, es de la variedad godello de El Bierzo, un Godello 2019 de Bodega Prada a Tope, un vino fresco y afrutado con unas características propias de lo más atractivas.
 
 
Y como has podido comprobar, no es nada difícil, y se prepara en muy poco tiempo. Esto hace que sea uno de los platos más socorridos a los que puedes acudir si necesitas preparar algo rápido, además de ser otra forma de tomar pescado, casi similar a la ensalada de bacalao y pimientos.
 
¿Conocías esta forma de preparar bacalao? ¿Cuál es la forma que más te gusta a ti? Déjanos un comentario con algunos trucos que utilices en esta receta.
 

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Buscador